DEPORTES UNLP: Un motivo para celebrar: reinauguramos el Partenón

19/2/13

Un motivo para celebrar: reinauguramos el Partenón


Con un emotivo acto se realizó este lunes la reinauguración formal del Partenón, uno de los edificios fundacionales y verdadero emblema del aporte de la Universidad al patrimonio arquitectónico de la ciudad y alma de nuestro Campo de Deportes.
El presidente de la UNLP, Fernando Tauber, encabezó el acto de presentación de la restauración y puesta en valor del centenario edificio, acompañado por la Directora General de Deportes, profesora Ana Lía Machado, y la Subdirectora, profesora Graciela Papaleo. Además, nos gratificaron con su presencia el intendente municipal Pablo Bruera, el titular del Concejo Deliberante, Javier Pacharotti, y autoridades y funcionarios de la Universidad y de las distintas facultades.



Antes del tradicional corte de cinta, se pudo disfrutar de la actuación del Ballet de Adultos de la Comunidad Griega, Angaliá, que deleitó a los presentes con sus bailes típicos



La construcción emplazada en el predio del Campo de Deportes de la UNLP es una pieza histórica de estilo neoclásico. Pertenece al grupo de instalaciones del eje fundacional de la UNLP, junto con el Colegio Nacional, el Departamento de Física, y los internados para varones y señoritas (donde actualmente funciona el decanato de la Facultad de Ingeniería, y el decanato y el departamento de Química de la facultad de Ciencias Exactas).
Fue construido en 1905 por los arquitectos Olmos y Massini, con la intención de que funcionara como gimnasio y hacía tres décadas que no se intervenía. La última vez fue en 1979, intentando recuperar las características originales del proyecto.




“Con un trabajo artesanal se logró recuperar, poner en valor y acondicionar un salón que tiene una jerarquía sustancial para que toda la comunidad universitaria pueda contar con un espacio importante para realizar actividades deportivas y recreativas”, puntualizó el presidente Tauber.

Se realizaron tareas para la recuperación interior, la adecuación de los espacios para ponerlos en condiciones respecto del uso contemporáneo, y además se realizó la  restauración de toda la envolvente con la reconstrucción de molduras y ornamentos característicos de la época. Asimismo, se hicieron trabajos en la cubierta de la edificación, y se retiró un tanque de reserva de agua que desnaturalizaba el aspecto original del Partenón. La obra contempló la redistribución de los vestuarios en el subsuelo del Partenón, reacomodando los de hombres y mujeres. También se dispuso un sector especial para los niños que asisten a la colonia de vacaciones de la UNLP, y otro para personas con capacidades especiales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada