DEPORTES UNLP: El dolor se cura con una nueva copa

18/11/13

El dolor se cura con una nueva copa


El título en el seven le puso un broche de oro al año del Roble.

El dolor era grande, el del cuerpo y el del alma. Porque se había corrido y tackleado durante 80 minutos bajo un sol que aumentaba el cansancio y, además, se habían marcado dos tires contra uno solo del rival. Porque así y todo, no alcanzaba, y por eso se siguió buscando hasta el último minuto. Pero no pudo ser y de ahí el dolor por la derrota 16-9 frente a CUNE en la final que dejó al equipo de rugby de la UNLP sin el título del Torneo Universitario de la URBA.
Pero así como el deporte tiene esas cosas malas de perder sin merecerlo, también tiene de las buenas, como dar revancha rápido. Y entonces, una semana después y frente al mismo rival, el Roble pudo cantar victoria por 17-7 y se consagró campeón de la Copa de Oro del Seven que marcó el cierre del año para el rugby universitario.
De esta manera, el equipo que conducen Guille Pujol y Rafa Cirignoli redondeó un 2013 espectacular con dos títulos (ya se había coronado en los Juegos Nacionales Universitarios) y una final y siempre demostrando un excelente nivel de juego, elogiado por todo el ambiente.
En la final de 15, disputada en el Club Italiano y ante un gran marco de público, UNLP manejó la pelota e hizo el gasto, pero al no concretar puntos con el pie debió correr siempre de atrás a CUNE, que quería sacarse la espina de ocho años seguidos llegando a estar entre los cuatro mejores pero sin lograr alzar la copa.

 En la final de 15, el equipo quedó en las puertas del try y de la copa.

El dolor de un título perdido duró sólo una semana. ¡Felicitaciones!

Así y todo, el equipo consiguió dos tries y estuvo a metros de alcanzar una nueva conquista que le diera el título, pero no pudo vulnerar a la correcta defensa rival y debió conformarse con el subcampeonato.
Y este domingo, en el mismo escenario pero en la modalidad de Seven, los equipos de Lomas, Tres de Febrero y CUNE B sufrieron el poderío del Roble en la primera rueda. Luego, en semifinales la víctima sería Barceló, un clásico al que siempre se disfruta ganarle y más con amplitud. Y ya en la final, la revancha esperada ante CUNE se ganó también con claridad, para que todo el plantel sintiera que el esfuerzo del año dio sus frutos y que el prestigio del rugby de la UNLP sigue bien alto. (Fotos de Norberto Durante).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada